Datos hallados en muestras de hielo apoyan la idea de un impacto espacial

Muestras de hielo de Groenlandia, nos abren una ventana al pasado

mamutNuevos datos obtenidos de muestras de hielo de Groenlandia indican que América del Norte pudo haber sufrido un gran impacto cósmico hace unos 12.900 años.

Se ha detectado una capa de platino en el hielo, de la misma época en la que se produjo un abrupto cambio climático, según informaron científicos estadounidenses. Anteriormente, este cambio climático se había relacionado con la desaparición de los pobladores de América del Norte del período "Clovis".

Estos datos parecen apoyar la idea de que se produjo un giro puntual del clima a un período más frío, algo que actualmente es objeto de debate.

Este abrupto cambio climático se produjo hace 12.900 años, y se ha asociado con la extinción de los grandes mamíferos – tales como los mamuts, los incendios generalizados y los cambios rápidos en las corrientes marítimas y atmosféricas.

Todo esto había sido vinculado anteriormente con un impacto cósmico, pero esta teoría fue muy discutida por la ausencia de pruebas claras.

Se han realizado nuevas mediciones del nivel de platino en las muestras de hielo que permiten conocer las condiciones climáticas hace 13.000 años y que se determinará en una resolución de tiempo superior a cinco años, informa Michail Petaev y sus colegas de la Universidad de Harvard. Sus resultados se publican en la revista Proceedings de la National Academy of Sciences.

En la capa de hielo que corresponde a una antigüedad de 12.890 años, se produce un aumento de 100 veces en la concentración de platino, en el mismo momento en el que se aprecia un rápido enfriamiento del clima, a partir de las mediciones de isotopos de oxígeno. Esto coincide con el comienzo de un periódico climático conocido como “Younger Dryas”. El Younger Dryas empezó y terminó abruptamente, y es una serie de cortos periodos de cambio climático que parecen haber ocurrido desde el último máximo glacial de hace 20.000 años. Cada final del periodo Younger Dryas pudo haber implicado cambios muy rápidos en la temperatura hasta que el sistema climático llegó a un punto de inflexión, lo que sugiere que los cambios drásticos de temperatura se produjeron en períodos de tiempo muy breves, de una década más o menos.

Sigue leyendo

Anuncios

CARBONO Y DATACIÓN POR RADIOCARBONO: RUDIMENTOS

116496314(Traducción y síntesis del artículo original: Carbon and radiocarbon dating: a primer, de la revista “Mammoth trumpet”, marzo de 2001)

 

Nota previa: “Mammoth Trumpet” es la revista cuatrimestral del departamento de Antropología de la Universidad de Texas y está centrada en el estudio de los primeros habitantes de América. Sus artículos y su temática en general se adhieren a la ortodoxia científica en arqueología, como se puede comprobar en su página web. No obstante, en este número presentaba el estudio de dos científicos sobre la posible existencia de un desastre nuclear (natural) en Norteamérica en épocas remotas que habría causado una gran alteración de los niveles de Carbono-14, lo que a su vez habría afectado a la fiabilidad de las modernas dataciones por radiocarbono. Como presentación de este documento, un tal “JMT” firmaba un artículo de introducción que explica los problemas de la datación por radiocarbono y da contexto a las tesis de estos dos autores. Al final de este artículo, no obstante, se advierte al lector sobre lo controvertido de las teorías de estos autores y se apoya la confianza habitual en el método del C-14.

 

El radiocarbono: elemento inestable

El tipo de carbono llamado carbono-14 se crea continuamente en las capas altas de la atmósfera, donde los rayos cósmicos de procedencia estelar bombardean las moléculas de aire, creando lotes aleatorios de materia atómica y liberando neutrones. Cuando un neutrón colisiona con un átomo de nitrógeno, éste lo captura y se libera un protón. Con 6 protones, se ha convertido ya en carbono con 14 nucleones. Este es el C-14, un isótopo inestable de carbono, o carbono radioactivo. Siendo radioactivo, el C-14 decae, se desintegra. El átomo de radiocarbono emite una débil partícula beta (β) mientras se transforma en N-14, el átomo de nitrógeno del cual proviene.

 

La concentración de C-14 en depósitos de carbono es mínima, sólo un átomo de radiocarbono por cada 1012 átomos de isótopos de carbono estable. El C-14 se comporta como otros isótopos de carbono, que se combinan con el oxígeno y forman parte del ciclo del carbono de cada célula viva. Cuando muere el organismo huésped, no hay más ingesta de carbono o radiocarbono, y entonces el C-14 comienza a decaer.

Sigue leyendo