La Historia imperfecta: Introducción a la Arqueología Alternativa

La web “Time for Truth“, ha publicado un excelente documental de Xavier Bartlett, editor adjunto de DogmaCero, producido y dirigido por la periodista Alicia Ninou, Alish en el que se revisan una serie de conceptos que la Historia y la Arqueología académicas mantienen como ciertos e inamovibles pero que evidencian serias fisuras cuando se les somete a un examen objetivo y desapasionado. En este documental, Bartlett  analiza el panorama internacional de la arqueología a través de sus autores más destacados y las teorías más difundidas, proponiendo un debate sobre lo que es científico y lo que es pseudocientífico. Una visión del pasado más remoto desde un enfoque crítico con la ciencia oficial. ¿Es el origen del hombre y de la civilización tal como nos lo cuentan en la escuela o en la universidad?

Como dice la propia periodista, “El día que uno descubre que la historia no es tal como nos dijeron… es comparable al día en que uno descubre que los Reyes Magos no existen. Uno se siente engañado y decepcionado”.

Xavier Bartlett es licenciado en Prehistoria e Historia antigua por la universidad de Barcelona y autor del libro La historia imperfecta, de próxima aparición.

Publica y mantiene dos magníficos blogs: “La otra cara del pasado” y “Somnium Dei“.

Si no puede visualizar esta entrada correctamente veala en: http://www.dogmacero.org/la-historia-imperfecta-introduccin-a-la-arqueologa-alternativa/

Anuncios

Encontrado nuevo megalito en Baalbeck

 

baalbeck-1

La piedra más grande encontrada en el mundo es la Piedra del Sur o Hajar al Hibla en Baalbek. ¿Cómo pudo alguien cortar 1.500 toneladas de piedra caliza con una precisión extrema, transportarla y elevarla a siete metros de altura? Según la versión comúnmente aceptada de la historia, sería imposible para los habitantes de la antigüedad, con una tecnología muy limitada llevar a cabo tal cosa. ¿Podría ser posible que haya mucho más en la historia de nuestro planeta de lo que se nos ha enseñado?

Los recientes trabajos de Janine Abdel Massih y su equipo de  la UL (Lebanese University) en la colina de Skeih Abdallah, a 800 metros de las ruinas romanas, descubrieron una piedra más grande y maciza que el monolito de Hajar al Hibla. Mide 19,6 metros de largo, 6 metros de ancho y 5,5 metros de espesor. "Hasta entonces. Porque todavía no hemos llegado al interior de la roca para dejarla completamente limpia", dijo Janine Abdel Massih, y añadió que el trabajo se reanudará después de la fiesta del Fitr.

baalbeck-2

Situado en la entrada de Baalbeck, la colina Sheikh Abdallah alberga una antigua cantera de piedra que ha suministrado material de construcción del complejo romano. Y según el arqueólogo, no sería improbable que el monolito quedase inacabado por los constructores del templo de Júpiter, cuyo plan inicial debió ser más amplio, como han señalado estudios previos.

El megalito se encontró ligeramente hacia abajo, cerca de la conocida como Hajar-al Hibla (21,5 metros de largo, 4 metros de ancho y 4,20 metros de altura). Un segundo bloque fue descubierto en los año noventa del siglo pasado. La perfecta conservación de las capas arqueológicas de la cantera permitió a los especialistas estudiar como se extrajeron los monolitos  perfectamente.

 

Baalbeck-4

 

baalbeck-7

 

Fuente: http://glamroz.com/newly-found-meghalitic-stone-in-baalbeck/

Via: Artur Sala

‘El Hobbit’ pertenece a una especie distinta de la humana

Fósiles hallados hace una década en Indonesia

Homo_floresiensis   Los fósiles hallados hace una década en Indonesia, y que ha sido llamados ‘El Hobbit’ por sus pequeñas dimensiones, no eran de un hombre con problemas de crecimiento, sino que pertenecía a una especie distinta de la humana, según ha determinado un estudio elaborado por científicos estadounidenses y que ha sido publicado en ‘Plos One’.

   En un principio, los restos hallados en 2003 en la cueva Liang Bua se creían de un ‘Homo Sapiens’ que, por razones desconocidas, había crecido apenas un metro de altura y pesaba 30 kilogramos. Sin embargo, esta teoría siempre ha sido fuente de debate entre la comunidad científica debido a algunas contradicciones.

   Así, mientras algunos expertos en biología evolutiva destacaron que el esqueleto era de ancestros del hombre moderno con aflicciones que impidieron su crecimiento y le dieron un cerebro más pequeño, otros argumentaban que pertenecían a una especie distinta y extinguida, que denominaron ‘Homo floresiensis’ o ‘Hombre de las flores’.

   Ahora, el nuevo trabajo corrobora la teoría de que ‘El Hobbit’ pertenece a una especie distinta, dentro de la familia humanoide y, por tanto, "contradice la hipótesis de las condiciones patológicas", según ha apuntado la autora principal del estudio, Karen Baab.

   Para llegar a esta conclusión, los investigadores hicieron comparaciones detalladas entre el único cráneo hallado en la cueva y varios otros ejemplares del género homo: fósiles de homininis extintos, incluidos el Neandertal y el Homo erectus, entre otros, además de compararlo también con humanos modernos saludables y con condiciones patológicas.

   Según Baab, una de las conclusiones del equipo es que el cráneo del ‘Homo floresiensis’ se parece más al de los fósiles de homininis que al de los humanos modernos o que a los ejemplares con patologías de crecimiento. La antropóloga ha apuntado que se han "tratado de probar prácticamente todas las hipótesis" y que, en comparación con estudios previos, su informe aporta una visión "mucho más completa".

   Los resultados concuerdan con, al menos, otros dos estudios previos, publicados en la revista ‘Nature‘ en 2009, que también argumentaban que se trata de una especie distinta a la del ‘Homo sapiens’.

 

Fuente: www.europapress.es

 

Artículos relacionados: http://www.dogmacero.org/el-ser-de-atacama-no-es-un-fraude-entrevista-a-ramon-navia-osorio-villar-2/

Datos hallados en muestras de hielo apoyan la idea de un impacto espacial

Muestras de hielo de Groenlandia, nos abren una ventana al pasado

mamutNuevos datos obtenidos de muestras de hielo de Groenlandia indican que América del Norte pudo haber sufrido un gran impacto cósmico hace unos 12.900 años.

Se ha detectado una capa de platino en el hielo, de la misma época en la que se produjo un abrupto cambio climático, según informaron científicos estadounidenses. Anteriormente, este cambio climático se había relacionado con la desaparición de los pobladores de América del Norte del período "Clovis".

Estos datos parecen apoyar la idea de que se produjo un giro puntual del clima a un período más frío, algo que actualmente es objeto de debate.

Este abrupto cambio climático se produjo hace 12.900 años, y se ha asociado con la extinción de los grandes mamíferos – tales como los mamuts, los incendios generalizados y los cambios rápidos en las corrientes marítimas y atmosféricas.

Todo esto había sido vinculado anteriormente con un impacto cósmico, pero esta teoría fue muy discutida por la ausencia de pruebas claras.

Se han realizado nuevas mediciones del nivel de platino en las muestras de hielo que permiten conocer las condiciones climáticas hace 13.000 años y que se determinará en una resolución de tiempo superior a cinco años, informa Michail Petaev y sus colegas de la Universidad de Harvard. Sus resultados se publican en la revista Proceedings de la National Academy of Sciences.

En la capa de hielo que corresponde a una antigüedad de 12.890 años, se produce un aumento de 100 veces en la concentración de platino, en el mismo momento en el que se aprecia un rápido enfriamiento del clima, a partir de las mediciones de isotopos de oxígeno. Esto coincide con el comienzo de un periódico climático conocido como “Younger Dryas”. El Younger Dryas empezó y terminó abruptamente, y es una serie de cortos periodos de cambio climático que parecen haber ocurrido desde el último máximo glacial de hace 20.000 años. Cada final del periodo Younger Dryas pudo haber implicado cambios muy rápidos en la temperatura hasta que el sistema climático llegó a un punto de inflexión, lo que sugiere que los cambios drásticos de temperatura se produjeron en períodos de tiempo muy breves, de una década más o menos.

Sigue leyendo

CARBONO Y DATACIÓN POR RADIOCARBONO: RUDIMENTOS

116496314(Traducción y síntesis del artículo original: Carbon and radiocarbon dating: a primer, de la revista “Mammoth trumpet”, marzo de 2001)

 

Nota previa: “Mammoth Trumpet” es la revista cuatrimestral del departamento de Antropología de la Universidad de Texas y está centrada en el estudio de los primeros habitantes de América. Sus artículos y su temática en general se adhieren a la ortodoxia científica en arqueología, como se puede comprobar en su página web. No obstante, en este número presentaba el estudio de dos científicos sobre la posible existencia de un desastre nuclear (natural) en Norteamérica en épocas remotas que habría causado una gran alteración de los niveles de Carbono-14, lo que a su vez habría afectado a la fiabilidad de las modernas dataciones por radiocarbono. Como presentación de este documento, un tal “JMT” firmaba un artículo de introducción que explica los problemas de la datación por radiocarbono y da contexto a las tesis de estos dos autores. Al final de este artículo, no obstante, se advierte al lector sobre lo controvertido de las teorías de estos autores y se apoya la confianza habitual en el método del C-14.

 

El radiocarbono: elemento inestable

El tipo de carbono llamado carbono-14 se crea continuamente en las capas altas de la atmósfera, donde los rayos cósmicos de procedencia estelar bombardean las moléculas de aire, creando lotes aleatorios de materia atómica y liberando neutrones. Cuando un neutrón colisiona con un átomo de nitrógeno, éste lo captura y se libera un protón. Con 6 protones, se ha convertido ya en carbono con 14 nucleones. Este es el C-14, un isótopo inestable de carbono, o carbono radioactivo. Siendo radioactivo, el C-14 decae, se desintegra. El átomo de radiocarbono emite una débil partícula beta (β) mientras se transforma en N-14, el átomo de nitrógeno del cual proviene.

 

La concentración de C-14 en depósitos de carbono es mínima, sólo un átomo de radiocarbono por cada 1012 átomos de isótopos de carbono estable. El C-14 se comporta como otros isótopos de carbono, que se combinan con el oxígeno y forman parte del ciclo del carbono de cada célula viva. Cuando muere el organismo huésped, no hay más ingesta de carbono o radiocarbono, y entonces el C-14 comienza a decaer.

Sigue leyendo