La resaca “Be Witness” (1ª parte)

Be_Witness-2015

 

El pasado 5 de mayo, tal y como anunciamos en http://www.dogmacero.org/be-witness-el-retorno-de-et-segn-jaime-maussan/, el periodista y comunicador mexicano Jaime Maussan, tras meses de trabajo, celebraba el evento “Be witness, Sé Testigo” que, al parecer, reunió a casi 7.000 asistentes.

No se trataba de una sorpresa. De hecho, desde hacía ya algún tiempo corrían rumores acerca de la existencia de unas fotografías del supuesto cadáver de un extraterrestre. Sin embargo, experiencias pasadas en “fakes” y montajes (voluntarios o no) no ayudaban en nada al escepticismo de muchos.

Se anunció que en ese evento se presentaría “las pruebas definitivas” de que en 1947 se produjo en Roswell un auténtico ufocrash y que se recuperaron los cuerpos de sus tripulantes presumiblemente de origen no terrestre. Cómo era lógico pensar, unas “pruebas” de tal calibre provocarían “El cambio de la Historia”.

Quienes hace ya muchos años andamos tras los no identificados no pudimos por menos que tomarnos la noticia con la natural cautela. Los más optimistas, conocedores de que en México el fenómeno OVNI es tratado con una gran dosis de espectáculo, tal vez como un medio para llegar a quienes de otro modo nunca se interesarían por él, tenían la esperanza de que se presentaran indicios razonables que, al menos, permitiera el desarrollo de una posterior investigación seria. Otros, curtidos en decepciones y falsos mitos, simplemente vieron un espectáculo cuyo objetivo final sería la obtención de notoriedad y dinero porque, en el fondo, vivimos en el mundo en el que vivimos. Pero todos los expertos, desde el principio, recelaron de la noticia.

Jaime_MaussanY es que los más veteranos ya estamos de vuelta de tanta “prueba irrefutable”. En el recuerdo de todos nosotros estaba la enorme polémica desatada con la aparición en mayo de 1995 de una filmación de apenas 17 minutos de la autopsia de un extraterrestre, supuestamente filmada en secreto por militares del ejército de los Estados Unidos poco después del impacto de una nave extraterrestre en los alrededores de la ciudad de Roswell, en Nuevo México. Como en el caso del evento de Maussan, también aquellas imágenes presentadas por el “productor” Ray Santilli se presentaban completamente descontextualizadas.

Aquellos hechos que sumieron a buena parte de la comunidad ufológica en el descrédito tuvieron como consecuencia que analistas e investigadores quedaran “vacunados” y, como popularmente se dice, “curados de espantos”. De manera que a nadie sorprendió que el evento “Be Witness” se tomara con mucha cautela y que se pospusieran pronunciamientos a la espera de poder investigar más a fondo las supuestas pruebas presentadas. Y, efectivamente, los días y semanas siguientes están muy lejos de haberse convertido en aquella auténtica explosión de noticias, contra noticias, informaciones y desmentidos (polémica en donde las haya) que asoló los medios de comunicación y a una todavía incipiente internet tras la aparición de la “autopsia” de Ray Santilli. La ufología y los ufólogos han madurado.

Bernard RayPero ¿Cómo empezó toda esta nueva historia? Las “pruebas que debían cambiar la Historia” hacían referencia a un par de diapositivas en las que se mostraba de forma contundente el cadáver de un supuesto extraterrestre que estaría incontestablemente vinculado al incidente de Roswell. Dichas fotografías habrían sido tomadas en la década de los años 40 del siglo pasado contenidas en una caja con un total de 400 diapositivas halladas en una casa que fue propiedad del matrimonio Ray, ya fallecido. Los Ray eran una pareja cuya biografía daba pie a argumentar su vinculación con el incidente de Roswell y en opinión de algunos investigadores, daban verosimilitud a las fotografías encontradas. Bernard Arthur Ray había sido un importante geólogo vinculado a trabajos de la industria petrolífera en Nuevo México y que, al parecer, había realizado parte de sus trabajos en la zona de Roswell; Hilda Ray fue una relativamente afamada jurista cuya pasión era pilotar aviones. Algunas informaciones la sitúan como piloto de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en aquella época y otras, tal vez más documentadas, la vinculan a los servicios de inteligencia durante la Segunda Guerra Mundial. Esto permitiría a los investigadores vincularla con el estamento militar y hacer creíble su acceso no sólo a información clasificada, sino a las instalaciones militares en las que en 1947 el ejército guardó los cadáveres de supuestos extraterrestres tras el accidente de Roswell. Los Ray, al parecer, murieron sin tener hijos y tuvieron una vida económicamente desahogada que les permitió viajar por todo el mundo y dedicarse a su gran pasión: la fotografía.

Cuarenta y un años más tarde, en 1998, una operaria dedicada a la limpieza y desalojo de muebles y enseres de la antigua residencia de los Ray en Sedona (Arizona) para su posterior venta, dio con una caja que contenía 400 diapositivas de sus antiguos propietarios. Se trataba de instantáneas tomadas en los viajes que el matrimonio Ray había realizado por Estados Unidos y por Europa. También había algunas fotos del general Dwight Eisenhower, antes de que se convirtiera en el trigésimo cuarto presidente de los Estados Unidos, y de los actores Clark Gable y Bing Crosby tomadas, al parecer en un torneo de golf celebrado en 1948. No sé dio más importancia al hallazgo y la empleada se llevó la caja a su casa en donde quedó olvidada en su trastero durante diez años. En 2008 la mujer que había encontrado la caja se topó nuevamente con ella y decidió echarle un vistazo con tan mala fortuna que, debido a la humedad, la caja se rompió dejando al descubierto una especie de falso fondo en donde cuidadosamente envueltas había dos diapositivas que mostraban lo que parecía ser el cuerpo de un extraño ser antropomorfo. La mujer mostró las fotos a su hermano el cual colaboraba con el periodista Adam Dew. Fue éste quien a partir de ese momento gestionó el hallazgo de las diapositivas del matrimonio Ray. Dew era un periodista del todo ajeno al mundo de la ufología, especializado en producción de videos. Se graduó en la Northwestern University en 1998 y se dedicó a la cobertura de eventos deportivos. Hacia el año 2004 creó su propia productora de videos, “Varsity Tape”, dedicada esencialmente a vídeos promocionales de atletas de la escuela secundaria, aunque según él mismo declaró, suele hacer trabajos para la CBS, USA Today y otros.

Hilda RayLas imágenes, tomadas sobre una película Kodachrome (una emulsión muy corriente en aquella época -se fabricó por Kodak desde 1935 hasta 2009- y, de hecho, mientras la fotografía química no fue paulatinamente sustituida por la digital) fueron, según se ha publicado, analizadas por expertos que concluyeron que habían sido tomadas entre 1947 y 1949. Al pie de las transparencias figuraba una pequeña leyenda que parecía totalmente ilegible y que ninguno de los expertos logró descifrar. Reparemos en este detalle porque, como veremos más adelante, tendrá gran importancia.

Viendo el sorprendente contenido de las transparencias, averiguaron su origen y, según hemos visto, los antecedentes biográficos del matrimonio Ray parecía que daban credibilidad y solvencia al contenido no sólo de esas dos misteriosas diapositivas sino al resto del contenido de la caja. Drew asoció las fotografías del extraño ser con el incidente de Roswell y las imágenes de los supuestos cadáveres de alienígenas “recuperados” de aquel ufocrash. Así pues, no es extraño que buscara la opinión de dos de los investigadores que tal vez mejor conocían el caso: Don Schmitt y Tom Carey, autores del libro “Witness to Roswell: Unmasking the Government’s biggest cover-up” (cuyo título ya indica la conclusión a la que llegan sus autores acerca del caso) y de “Inside the real Área 51”.

Fueron estos investigadores quienes pusieron en contacto a Dew con un hombre que afirmaba haber visto los cuerpos de los extraterrestres recuperados en el accidente de Roswell de 1947. Este testigo, que al principio permaneció en el anonimato, parece ser que era Eleazar Benavides que en aquella época, cuando contaba apenas 20 años, era piloto del 309 Escuadrón aéreo de la USAF en Roswell. Cuando le fueron mostradas las diapositivas del “ser”, afirmó que esas imágenes se parecían mucho a lo que él había visto.

El pasado 5 de mayo, Benavides participó en el evento a través de un video que se proyectó en Be Witness en el que se reiteró en su afirmación de que vio personalmente a los supuestos extraterrestres recuperados del accidente de Roswell a los que describió como seres de gran cabeza, cara alargada y boca pequeña. Carecían completamente de cabellos.Adam-Dew

Dew también había enseñado las fotos a Rod Slemmons, un antiguo director del Museum of Contemporary Photography del Columbia College de Chicago desde 2002 hasta el 2011 para conocer la opinión desde un punto de vista estrictamente técnico de un profesional de la fotografía. Slemmons le dijo que, a su juicio, las diapositivas no eran falsas y que creía que pertenecían a esa época de 1947.

Con todo este bagaje, Dew realizó algunos contactos con productores de Hollywood con el fin de dar a conocer este hallazgo a nivel mundial, pero todo parece indicar que no llegaron a un acuerdo, sobre todo porque lo que el periodista quería era que esas diapositivas y la historia que, según él, había tras ellas fuera el protagonista de un documental o un evento y lo que Hollywood le ofrecía era formar parte de otros programas o proyectos ya existentes, con lo que Dew, de alguna forma, perdía el protagonismo y el control de toda la historia.

Sin embargo, todo parece indicar que halló la acogida que esperaba en Jaime Maussan y su equipo de Tercer Milenio lo que comportó que el evento se realizara en México DF y no en alguna ciudad de los Estados Unidos como, en principio, parecía más lógico. Maussan le ofrecía la relevancia, los medios y la puesta en escena que Dew consideraba adecuada para su “hallazgo”. También confesó abiertamente que tiempo atrás una “importante revista mensual” norteamericana le había ofrecido publicar las diapositivas del “ser” pero que no le ofrecía contrapartida económica alguna por lo que, finalmente no llegaron a un acuerdo.

¿Es el dinero el objetivo de Adam Dew en todo este asunto? Aunque algunos están convencidos de ellos, él lo niega. De hecho, asegura que ha tenido que poner dinero de su bolsillo y lo único que pretendía, según dice, es amortizar todo ese gasto y “poder decirle a mi esposa que, al menos en el peor de los casos, no perdimos dinero”.

Tras un laborioso proceso de documentación, finalmente, a las 21:59 horas del 5 de mayo y ante casi 7000 persona reunidas en el Auditorio Nacional de Ciudad de México, se presentaba la imagen del supuesto ser extraterrestre. Algunos no pudieron por menos que sentir una gran decepción pues la diapositiva mostrada no era otra que la imagen en baja resolución que hacía ya algún tiempo circulaba por internet. Y no fue hasta la medianoche que el propio Jaime Maussan presentó la segunda diapositiva. Entretanto se sucedieron las explicaciones de los especialistas que habían analizado el contenido de las transparencias.

Quizás la más extensa y comprometida de esas intervenciones fue la del Dr. José Jesús Zalce Benítez, médico y jefe de medicina legal y forense de la Armada mexicana. Tras una larga y detallada exposición, concluyó que el “ser” no se trataba de un primate ni siquiera de un mamífero. Zalce estimó su estatura en 1,20 metros. El canadiense Dr. Richard Doble, médico forense por la Universidad de Toronto, y catedrático jubilado, que ha realizado, entre otros, trabajos en el campo de la anatomía y genética de primates fue de la misma opinión al afirmar que no estábamos ante la fotografía de un primate ni de un individuo emparentado con los humanos.

El escritor y periodista, Richard Dolan, autor, entre otras, de la magnífica obra “UFO and de National Security state” dio en el calvo en su intervención al decir: “El gran problema es que no tenemos los cuerpos reales”.

HologramaQuizás el momento más espectacular (y desgraciado desde mi modesto punto de vista) fue la aparición de un holograma tridimensional de gran tamaño que recreaba, a partir de las diapositivas y de los posteriores estudios realizados sobre ellas, el supuesto extraterrestre. Un espectáculo que probablemente justificó el precio de la entrada pagada por los asistentes al evento pero que se convirtió en un espectáculo más próximo a lo que puede verse en un circo que a lo que apreciaría un asistente a un encuentro serio sobre estos temas. Flaco favor se hizo a la ufología y a quienes de forma honesta se dedican a su estudio y documentación y, sobre todo, a las pretensiones de que todo esto sea tomado en serio por algún sector de la ciencia.

Ciertamente, el evento dejó más preguntas que respuestas, más dudas que certezas y la puesta en escena de la presentación de las diapositivas de la discordia no ayudó en nada a calmar los lógicos recelos que todo este asunto había levantado en la comunidad ufológica internacional. No en vano, desde hacía casi un año, en círculos especializados, circulaban noticias, especulaciones y declaraciones que anunciaban algo realmente espectacular que marcaría un antes y un después, quizás no en la Historia, pero si con toda seguridad en la historia de la ufología.

No fue así: el 5 de mayo de 2015, el evento Be Witness, sólo ha marcado una etapa más en la enorme polémica que ha generado la aparición de una diapositivas que, para unos, representan la imagen de un ser extraterrestre mientras que para otros es la fotografía de una momia obtenida en un museo: un fraude pura y llanamente.

Cómo acertadamente afirmó Richard Dolan, la importancia de esas diapositivas debe valorarse en el contexto de una posible desclasificación de todos los documentos relacionados con el fenómeno OVNI por parte del gobierno de los Estados Unidos.

¿Espectacular hallazgo o fraude mayúsculo? En la segunda parte de este trabajo aportaremos los datos para que cada cual se forme su opinión.

David Álvarez-Planas

Un pensamiento en “La resaca “Be Witness” (1ª parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s