Descubierta una civilización perdida en el desierto de Atacama, al sur de Perú

Arqueólogos de la Universidad de Wroclaw (Polonia) han descubierto un cementerio con más de 150 tumbas en el norte desierto de Atacama. Datan del siglo IV-VII en Chile

desierto de atacamaUna nueva cultura desconocida ha sido descubierta en el norte del desierto de Atacama, en territorio chileno. Data de entre los siglos IV y VII después de Cristo y se refiere a una comunidad agrícola antes de la expansión de la civilización Tiwanaku, según arqueólogos de la Universidad de Wroclaw (Polonia). A su vez, el descubrimiento hace un año de una tumba wari, en pleno valle de Huarmey (Áncash), donde no se conocía que hubiera llegado esta cultura de orígenes andinos es motivo de la portada de la revista National Geographic. El Museo de Arte de Lima expone varias de estas piezas, encontradas en el sitio conocido como El Castill de Huarmey, hasta septiembre.

Pero el reciente hallazgo en el desierto tiene muchos enigmas: son más de 150 tumbas que "se habían cavado en la arena sin ningún tipo de estructuras de piedra, y por esta razón eran difíciles de localizar y no han sido víctimas de los ladrones", declaró Józef Szykulski, líder del proyecto de investigación, en el que han participado también investigadores de Perú y Colombia, informa PAP, portal de noticias científicas del gobierno de Polonia. El descubrimiento es el resultado del equipo del Instituto de Arqueología de la Universidad de Wroclaw desde el año 2008.

Atacama

Las condiciones desérticas también conservan el contenido de las tumbas. "Estos son enterramientos de personas prácticamente desconocidas, que habitaron la zona antes de la expansión de la civilización Tiwanaku. Elementos encontrado en las tumbas individuales indican que las personas ya tenían una clara división social", dijo el profesor Szykulski.

En las tumbas, los arqueólogos han encontrado objetos incluyendo fuertes tocados de lana de camélido, que podrían tener la función de los cascos. Algunos de los cuerpos estaban envueltos en esteras, otros en sudarios de algodón, y otros en redes, lo que significa que una de las formas de la actividad de que la cultura era la pesca.

"Dentro de algunas de las tumbas se han encontrado arcos y aljabas con flechas con puntas de obsidiana. Este es un hallazgo muy interesante", dijo el arqueólogo. Otro hallazgo interesante es el esqueleto de una llama joven, lo que demuestra que el animal había sido traído a la zona antes de lo pensado.

En algunas tumbas de hombres, los arqueólogos encontraron mazas de piedra con remates de cobre. "Estos objetos y los arcos eran símbolos de poder, lo que demuestra que los representantes de la élite fueron enterrados aquí" – dijo el profesor Szykulski.

En las tumbas, los arqueólogos también hallaron herramientas de tejido ricamente decorados y muchos artículos de joyería, incluyendo objetos de cobre y tumbaga – una aleación de oro y cobre. Otro descubrimiento interesante son mimbres de caña que fueron colocados en los oídos de los muertos, que sobresalían por encima de la superficie de las tumbas. Los científicos sospechan que sirvieron como herramientas rituales de "comunicación" entre los muertos y los miembros vivos de la comunidad.

Los arqueólogos polacos descubrieron también las tumbas de la civilización Tiwanaku en el delta del río Tambo, que se remonta al siglo VII/X dC. "Estas tumbas de piedra contienen recipientes de cerámica, herramientas y armas, Este hallazgo es sensacional, porque se pensaba que en este periodo la civilización Tiwanaku no había llegado a esta área", dijo el científico.

Y mientras aflora este hallazgo, en Lima se exhiben algunas piezas de una tumba wai, en 2013. Es el  trabajo de los esposos Milosz Giersz y Patrycja Przadka-Giersz, una pareja de arqueólogos polacos de la Universidad de Varsovia, informa el diairo El comercio, de Lima.

Es por ello que la edición de junio de la revista “National Geographic” en español le dedica su portada y un largo especial. Allí se cuenta los años de investigación en el sitio conocido como El Castillo donde los arqueólogos polacos –junto con sus pares peruanos Krzysztof Makowski y Roberto Pimentel, de la Pontificia Universidad Católica del Perú– decidieron explorar la parte más alta de una pirámide escalonada de 20 metros de alto, ubicada a poco más de un kilómetro de la ciudad de Huarmey.

En el lugar y debajo de 33 toneladas de ripio se encontraban seis esqueletos humanos que fueron colocados sobre fardos funerarios a modo de ofrendas. Al retirar dichos restos, los investigadores descubrieron una tumba con 57 personajes sentados, tal como se estilaba en los entierros de la cultura Wari. En este lugar se encontraron 1.300 objetos de excepcional riqueza que formaban parte del ajuar ceremonial.

Fuente: www.elpais.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s