USTED ES UN CONEJILLO DE INDIAS

De cómo los americanos han sido expuestos a riesgos biológicos en el mayor experimento sin control jamás realizado

chemtrails-masksUna epidemia oculta está intoxicando a los Estados Unidos.

Las toxinas están en el aire que respiramos y en el agua que bebemos, en las paredes de nuestras casas y en los muebles en su interior. No podemos escapar de ellas en nuestros coches. Es en las ciudades y suburbios. Esto afecta a ricos y pobres, jóvenes y viejos.

Y hay una razón por la cual usted nunca ha leído sobre esto en el periódico o ha visto un informe en el noticiero de la noche: no tiene nombre – y no hay antídoto.

El culpable detrás de este silencioso asesino es el plomo. Y el vinilo. Y el formaldehído. Y el asbesto. Y el Bisfenol A. Y los bifenilos policlorados (BPC). Y muchas más novedades que nos trae la industria que una vez prometió "mejor vida a través de la química", pero en su lugar produjo un caldo tóxico que ha hecho de todos los estadounidenses un conejillo de indias y  ha convertido a los Estados Unidos en un gran experimento natural.

Hoy, todos somos sujetos involuntarios en el mayor conjunto de pruebas de medicamentos hasta la vez. Sin nuestro conocimiento o consentimiento, estamos probando miles de presuntos productos químicos y compuestos tóxicos, así como nuevas sustancias cuya seguridad en gran parte no está probada y cuyos efectos en los seres humanos son casi desconocidos.

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) en sí han comenzado a monitorear nuestro cuerpo para 151 sustancias químicas potencialmente peligrosas, detallando la variedad de contaminantes que almacenamos en nuestros huesos, músculos, sangre y grasa.

Ninguna de las empresas introduciendo estos nuevos productos químicos siquiera se ha molestado en decirnos que somos parte de su experimento. Ninguno de ellos nos ha pedido que firmemos formularios de consentimiento o os han explicado que ellos tienen poca idea de lo que son los efectos secundarios a largo plazo de los productos químicos que han puesto en nuestro entorno – y así en nuestros cuerpos – podrían ser.

Tampoco tienen ninguna idea de lo que pueden producir los efectos sinérgicos de combinar muchos productos químicos nuevos dentro de un cuerpo humano en cantidades desconocidas.

De cómo las toxinas industriales entraron en los hogares estadounidenses

La historia de cómo los estadounidenses se convirtieron en sujetos involuntarios comenzó hace más de un siglo.

La figura clave fue Alice Hamilton , la "madre" de la medicina ocupacional, que comenzó a documentar a los trabajadores en las fábricas pigmento pintura de plomo, en plantas de baterías, y en las minas de plomo sufrían terribles parálisis, temblores, convulsiones, y muerte después de haber sido expuestos al polvo de plomo que flotaba en el aire, revistiendo sus mesas de trabajo y ropa. polucion

Poco después, los niños expuestos a la pintura con plomo y al polvo de plomo en sus casas también fueron identificados como víctimas de esta mortal neurotoxina.

Muchos entraron en convulsiones y estados de coma después de arrastrarse por los pisos donde se había asentado el polvo de plomo de la pintura, o al tocar los juguetes de pintura con plomo, o la dentición en cunas pintadas con plomo, cornisas, muebles y carpintería.

En vez de nivelar con el público, la industria del plomo, a través de su grupo comercial, la Asociación de Industrias de Plomo comenzó un período de seis décadas de campaña para encubrir los terribles efectos de su producto.

Desafió a los médicos que reportaron de niños envenenados con plomo a los departamentos de salud, distrayendo al público a través de anuncios que afirmaban que el plomo era "seguro" de usar, y lucharon contra la regulación de la industria por el gobierno local, todos al servicio de la ganancia de poner un veneno en la pintura , la gasolina, los accesorios de plomería, y hasta en juguetes, pelotas de béisbol y equipo de pesca.

Como Joe Camel sería para el tabaco, por lo que el pequeño niño Holandés de la Compañía Nacional de Plomo se convirtió en una icónica herramienta de marketing  para la Pintura de Plomo del Niño Holandés, poniéndoles la carnada a los estadounidenses a invitar a un producto peligroso en salas de juegos, guarderías, y en las vidas de sus hijos.

La compañía también lanzó una gran campaña de publicidad que vincula al plomo con la salud, en lugar de peligro. Incluso se produjeron libros para colorear para niños, animándoles a pintar sus habitaciones y muebles con pintura a base de plomo.

Sólo después de que miles de niños fueron envenenados y, en la década de 1960, grupos de activistas como los Young Lords y los Panteras Negras comenzaron a utilizar el envenenamiento por plomo como un símbolo de la opresión racial y de clase fue que los profesionales de la salud pública y el gobierno federal comienzan a hacer restricciones en empresas como la empresa de pintura Sherwin-Williams y la Ethyl Corporation, que produjeron el tetraetilo de plomo, el plomo-aditivo en la gasolina.

En 1971, el Congreso aprobó la Ley de Prevención de Envenenamiento por pintura con plomo que puso un límite en la pintura utilizada para la vivienda pública.

En 1978, la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor, finalmente prohibió el plomo en todas las pinturas vendidas para el uso del consumidor. Durante la década de 1980, la Agencia de Protección Ambiental emitió reglas que llevaron a la eliminación del plomo en la gasolina 1995 (aunque todavía permanece en el combustible de aviación).

El CDC estima que en por lo menos 4 millones de hogares en los niños de hoy de Estados Unidos todavía están expuestos a cantidades peligrosas de pintura vieja de plomo que produce polvo cada vez que un clavo es clavado en una pared para colgar un cuadro, o se instala un nuevo toma-corriente, o una familia renueva su cocina.

 

cdc

 

Se estima que más de 500,000 niños de entre uno y cinco años tienen niveles "elevados" de plomo en la sangre. (Ningún nivel es lo considerado seguro para los niños.)

Los estudios han vinculado la pérdida de puntos de coeficiente intelectual, trastornos de déficit de atención, problemas de conducta, dislexia, y aun posiblemente altas tasas de encarcelamiento a pequeñas cantidades de plomo en el cuerpo de los niños.

Desafortunadamente, cuando se trata de la creación de la sopa química de Estados Unidos, la industria del plomo no estaba sola.

El asbesto es un ejemplo clásico de una toxina industrial que encontró su camino a los hogares y los cuerpos de las personas.

Durante décadas, los trabajadores de aislamiento, los mecánicos de frenos, trabajadores de la construcción, y una multitud de otros en cientos de comercios fueron víctimas de  enfermedades pulmonares discapacitantes y mortales de la asbestosis o cáncer de pulmón y el mortal cáncer llamado mesotelioma, cuando se inhala el polvo producido durante el instalación de calderas, el aislamiento de las tuberías, la fijación de los automóviles que utilizan pastillas de freno de asbesto, o rociar asbesto en vigas.

Una vez más, la industria sabía mucho temprano de los peligros de su producto, y trabajó asiduamente para encubrirlos.

A pesar del creciente conocimiento médico acerca de sus efectos (y el aumento de los intentos de la industria para minimizar o suprimir ese conocimiento), el asbesto fue pronto introducido a los hogares estadounidenses e incorporado en productos que van desde el aislamiento de calderas y tuberías en los sótanos hasta pavimentos de madera y compuestos para juntas. Se utiliza para hacer paredes de placas de yeso, tejas de los techos, tablas de planchar, guantes para hornos y planchas calientes. fumigacion

Hoy, sin embargo, estas devastadoras toxinas industriales convertidas en toxinas domésticas, que destruyen la salud y en ocasiones se cobran la vida de cientos de miles, parece casi pintoresca, en comparación con la infusión de toxinas potenciales o reales que estamos ingiriendo regularmente en el aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que comemos.

Pronto, un riesgo laboral se transformó en una amenaza para todos los consumidores.

De especial preocupación son una variedad de hidrocarburos clorados, como el DDT y otros pesticidas que antes se propagan libremente en todo el país, ya pesar de estar prohibido hace décadas, se ha acumulado en los huesos, el cerebro y el tejido adiposo de casi todos nosotros.

Sus primos cercanos carcinógenos químicos, bifenilos policlorados (BPC), se encuentran en innumerables hogares y en los productos de consumo – como el papel de copia sin carbón, adhesivos, pinturas y equipo eléctrico – desde la década de 1950 a través de la década de 1970.

Todavía estamos pagando el precio de ese atracón industrial hoy en día, ya que estos compuestos sin olor, sin sabor se han convertido en contaminantes permanentes en el entorno natural y, en consecuencia, en todos nosotros.

 

El mayor experimento sin control de la historia

Mientras que las casas viejas con pintura de plomo y tejas de asbesto presentan riesgos, los productos químicos potencialmente más aterradores están al acecho en las nuevas construcciones del último gran mini-boom de vivienda a través de los Estados Unidos.

Nuestros hogares están cada vez más hechos de fibras ligeras y materiales sintéticos reforzados, cuyos efectos en la salud humana no se han estudiado adecuadamente de forma individual, y mucho menos en las combinaciones a las que estamos sometidas hoy.

El formaldehído, un químico incoloro utilizado en depósitos de cadáveres como conservante, y  también puede ser encontrado como fungicida, bactericida y desinfectante, por ejemplo, la madera contrachapada (el plywood), tableros de partículas, paneles de madera, y  "tableros de fibra de densidad media" de uso general para los frentes de cajones y armarios o las tapas de los muebles.

A medida que el material envejece, se evapora en el hogar como un conocido cáncer productor de cáncer, que se acumula lentamente en nuestro cuerpo.

El Instituto Nacional del Cáncer, de los Institutos Nacionales de la Salud sugiere que los dueños de casa, "la compra de productos de madera prensada, como material de construcción, ebanistería y mueble … se debe preguntar sobre el contenido de formaldehído de estos productos. "

Lo que pudiera haber dentro de sus muros nuevos podría ser aún más peligroso.

Mientras que los retardadores de llama utilizados comúnmente en sofás, sillas, alfombras, sofás de dos plazas, cortinas, productos para bebés, e incluso televisores, sonaba como una buena idea cuando ampliamente introducido en la década de 1970, se vuelven a plantear peligros ocultos que sólo estamos ahora empezando a comprender.

Los investigadores han, por ejemplo, vinculado uno de los retardantes de llama más comunes, éteres polibromados de difenilo, a una amplia variedad de efectos sobre la salud potencialmente indeseables incluyendo,

· alteración tiroidea

· problemas con la memoria y el aprendizaje

· desarrollo mental y físico retrasado

· menor coeficiente intelectual

· inicio temprano de la pubertad

toxicos-en-el-hogarOtros retardantes de llama como Tris (1,3-dicloro-2-propil) fosfato han sido relacionado con el cáncer.

Como el CDC ha documentado en un estudio en curso de la acumulación de materiales peligrosos en nuestros cuerpos, los retardantes de llama se pueden ahora encontrar en la sangre de "casi todos" nosotros.

Tampoco son estos productos químicos anomalías particulares. Al acecho en el gabinete bajo el fregadero de la cocina, por ejemplo, están los limpiadores de ventanas y quitamanchas que contienen agentes conocidos o supuestos agentes causantes de cáncer.

Lo mismo puede decirse de los cosméticos en su estuche de maquillaje o de la botella de agua de plástico o recipientes de comida para microondas.

Más recientemente, el bisfenol A (BPA), el químico sintético usado en una variedad de productos de plástico de consumo, incluyendo algunas botellas de bebé, cementos de epoxi, el revestimiento de latas de atún, e incluso los recibos de tarjetas de crédito, han sido señalados como otra toxina cotidiana que cada vez más se encuentra dentro de todos nosotros.

Estudios recientes indican que sus efectos son tan variados como angustiosos.

Como Sarah Vogel del Fondo de Defensa Ambiental ha escrito ,

"Nuevas investigaciones sobre la exposición a dosis muy bajas de BPA sugieren una asociación con efectos adversos para la salud, incluyendo el cáncer de próstata, la obesidad, problemas de comportamiento y anomalías reproductivas."

El teflón o ácido perfluorooctanoico, el resistente al calor con revestimiento antiadherente que se nos ha estado vendiendo a nosotros como indispensable para las ollas y sartenes, es uno más en la lista de sustancias que pudieran estar envenenándonos, sin pena ni gloria.

Además de permitir que los huevos fritos se deslicen directamente a, el teflon está en todos nosotros, de acuerdo con el Consejo Consultivo de Ciencias de la Agencia de Protección del Medio Ambiente y, "Probablemente sean carcinogénicos en seres humanos." 

Estos materiales sintéticos son sólo algunos de los miles ahora firmemente incrustados en nuestras vidas y nuestros cuerpos.

La mayoría han sido  posicionados en nuestro mundo y puestos en el aire, el agua, las casas y los campos sin ser estudiado en absoluto para los posibles riesgos para la salud, ni  se ha prestado mucha atención a la forma en que interactúan en los entornos en los que vivimos, por no hablar de nuestros cuerpos.

Los grupos que producen estas sustancias milagrosas – como la industria petroquímica, de plásticos, y las industrias de caucho, incluyendo grandes empresas como,

· Exxon

· Dow

· Monsanto,

…argumentan que, hasta que podamos definitivamente probar los productos químicos que lentamente se está vertiendo en nuestros cuerpos son peligrosos, no tenemos "derecho", y ellos no tienen obligación de retirarlos de nuestras casas y lugares de trabajo.

La idea de que ellos deben probar que sus productos son seguros antes de exponer a toda la población les parece a ellos un concepto extraño.

En la década de 1920, la industria del petróleo hizo el mismo argumento acerca del plomo como aditivo en la gasolina, a pesar de que ya se sabía que se trataba de una toxina peligrosa para los trabajadores. Biohazards

El portavoz de compañías como General Motors insistió en que era un "regalo de Dios", insustituible y fundamental para el progreso industrial y la vida moderna, al igual que la industria del plomo argumentó durante décadas que el plomo era "esencial" para producir buena pintura que protejería nuestros hogares.

Al igual que las industrias del petróleo, el plomo y el tabaco del siglo XX, la industria química, a través de la American Chemistry Council y empresas de relaciones públicas, como Hill & Knowlton, están luchando con uñas y dientes para detener la regulación e inhibir la legislación que les obligaría a poner a prueba productos químicos antes de ponerlos en el medio ambiente.

Mientras tanto, los estadounidenses siguen siendo los conejillos de indias humanos en ensayos avanzados de cientos, si no miles de productos químicos de uso común, en gran medida no probados.

No puede haber ninguna duda de que este es el mayor experimento sin control de la historia.

Para comenzar a ponerlo bajo control, sin duda, implicaría grandes esfuerzos de las comunidades para hacer retroceder a las empresas infractoras, valientes políticos, miles de millones de dólares, e investigadores de alto vuelo.

Pero antes de que se puedan dar serios pasos, antes de que incluso nombremos esta epidemia, tenemos que despertar a su existencia.

Un basurero tóxico solía ser un sitio protegido o un vertedero nuclear. Cada vez más, sin embargo, – todos y cada uno de nosotros – somos basureros tóxicos y para nosotros no hay un sitio protegido alrededor, hay un plan de eliminación a la vista.

Mientras tanto, estamos caminando, hablando de riesgos biológicos y ni siquiera lo sabemos.

 

Gerald Markowitz y David Rosner (29 Abril 2013)

LeMondeDiplomatique

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

Fuente: http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_industryweapons269.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s