“Espacio Compartido” publicación pionera en la investigación ufológica

EC-73Les presentamos una nueva publicación que, como DogmaCero, se publica sin ánimo de lucro. Se trata de Espacio Compartido, editado por el Instituto de Investigación y Estudios Exobiológicos, con sede en Barcelona. El II.EE.es la  organización decana en el estudio de los “no identificados” que desarrolla una callada pero impagable labor desde su fundación a principios de los años 70 del siglo pasado.

El pasado mes de diciembre publicó su número 73 y sus contenidos versan exclusivamente sobre trabajos de investigación acerca del sinuoso fenómeno OVNI. A diferencia de otras publicaciones, Espacio Compartido recoge el resultado de trabajos “de campo” imposibles de encontrar en otro sitio. De ahí su enorme importancia para todos aquellos que sientan interés en este fenómeno, sea como investigadores, sea como meros conocedores de este asunto, contradictorio pero absolutamente real y objetivo.

Con planteamientos valientes, a menudo sorprendentes, siempre fruto de la experiencia que Ramón Navia (Presidente del II.EE. y director de Espacio Compartido) y su equipo han acumulado en sus largos años de investigación sobre el terreno por todo el mundo, esta publicación nos acerca a la realidad del fenómeno OVNI, a sus aspectos más inquietantes y por eso menos conocidos.

Lejos del sensacionalismo al que algunos  medios de comunicación nos tienen acostumbrados, posiblemente lo que se publica en Espacio Compartido no se pueda leer en ningún otro sitio.

Si está interesado en recibirla de forma de forma gratuita, puede dirigirse a

Ramón Navia-Osorio Villar
atacama@iiee.es

Espacio Compartido número 73 Año 2013

EDITORIAL

Estamos ya a las puertas de un nuevo año y, con pequeñas variantes, todo parece seguir igual. Alarmas, sólo alarmas, de nuevos meteoritos que impactarán sobre el planeta. Documentos gráficos que no prueban nada. Desclasificación ligera que no conduce a nada, sólo para decirles a los escépticos que estaban equivocados. La NASA con sus vaivenes informativos, que desinforma más que informa. Unos investigadores más cerca de los tabloides y escenarios que de la investigación callada y silenciosa, otros preocupados para quEC73-Sumarioe se lleve el asunto a las universidades. Según criterios y según como están las cosas, lo más prudente del mundo es investigar sobre el terreno, aunque mi amigo Salvador Freixedo piensa que eso es de párvulos. Pisar terreno y conversar con personas que han sufrido en el cuerpo nuevas sensaciones te enseña a afrontar tiempos venideros. En realidad, ahí se encuentra la matriz del asunto, el contacto del humano con otras inteligencias que intentan, a su modo, penetrar en lo más profundo de las personas. Si es para bien o para mal lo ignoramos, pero no podemos negar que existe una intención de comunicación.

Salvador Freixedo, seguimos con su magnífico libro, como siempre, rompiendo moldes. Jesús Martínez Fabón, un viejo amigo e investigador de campo con el que, por cuestiones de la vida, discurrimos durante un tiempo por caminos divergentes. Ahora gozaremos de su presencia y nos traerá nuevos enfoques a nuestra disciplina.

Las mutilaciones y el IEA parece que es la hermana menor de la casuística, la dejada de lado, porque interviene muerte y desolación. Sin embargo, es la que más se aproxima al humano, en donde con el debido método y perspicacia, se puede lograr acercarse al “quid” de la cuestión.

Quizás estas cuestiones de sangre sean las que más nos acercan a la política de los ET y sus aliados terrestres. Para esos ET es una materia prima insustituible que tiene que ser recolectada a la luz de la luna… bueno, es un decir.

Finalizando el siglo XX emprendimos un estudio de un anómalo ser que hizo estragos en ciertas granjas. Saltaba de un lugar a otro con una rapidez inaudita. Pasaba de un continente a otro como si fuera un vulgar charco. Tenía destreza y conocimiento y el poder de transformarse, lo seguí por España, Francia, Grecia y América y haciendo recopilación de algunos datos, me encontré con el que expongo en este número.

El humano siempre ha mirado hacia el cielo como si desde allí viniera la razón y la verdad y ya San Pablo nos aleccionó para que no confiemos mucho en los celestes imperios

Ramón Navia-Osorio Villar
atacama@iiee.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s